FGSR, hábitos de lectura digital a partir de los 55

La Fundación Sánchez Ruipérez ha elaborado una investigación sobre los hábitos de los lectores digitales de más de 55 años.

La constante evolución de los sistemas de comunicación y de los métodos para la difusión de la información pueden convertirse en un escollo insalvable para la sociedad de forma directamente proporcional a la edad del individuo, lo que puede condicionar la forma de relacionarse de estas personas.

El Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas (CITA) y la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (FGSR) en colaboración con la biblioteca municipal de Peñaranda de Bracamonte en Salamanca han puesto en marcha la iniciativa “Ebook y Biblioteca”, un proyecto antropológico sobre los hábitos lectores en materia de dispositivos electrónicos en las bibliotecas públicas. Los resultados del proyecto parecen no casar con las expectativas iniciales.

El proyecto se dividió en varias fases:

  • “De la piedra al ebook” : Mayores de 55 años
  • “beatlePAD” : Jóvenes entre 13 y 18
  • “Artistas insólitos” : Niños de 9 a 12
  • Actualmente se está cubriendo la franja de lectores entre 40 y 54 años.

Javier Valbuena, director del Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación expone:

“Queremos analizar en qué medida las potencialidades que ofrecen las Tecnologías de la Información y la Comunicación están modificando o no determinados comportamientos culturales que afectan a ámbitos tan determinantes como la oferta cultural que realizamos, los espacios donde desarrollamos nuestras actividades o las competencias profesionales de los bibliotecarios o gestores culturales”

El estudio sobre los mayores de 55 años (muchos de ellos analfabetos tecnológicos) ha desmontado muchos mitos ya que tras la experiencia, los coordinadores del proyecto expusieron que la mayoría «se apropian sin dificultades de los modernos dispositivos lectores» y que son receptivos a los libros electrónicos. Una vez superadas las primeras dificultades, acaban familiarizándose con el manejo del dispositivo electrónico y la lectura les resulta satisfactoria. Estos lectores esperan de los ebooks que se parezcan a los libros en papel, que puedan leer con claridad, muchos libros y que sea cómoda.

Valbuena incide en la importancia que tienen los bibliotecarios en este procesos de adaptación y mejor aceptación de los dispositivos electrónicos en las bibliotecas por parte de las personas mayores, ya que el tutelaje inicial «es fundamental».

Los resultados de este estudio se contrastarán con los que se están llevando a cabo en la Biblioteca Cívica di Cologno Monzese (Italia) y en la Red de Bibliotecas de la ciudad de Luton (Gran Bretaña) para posteriormente hacer una radiografía general sobre el tema.

ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *